domingo, abril 12, 2009

PANOPLIA HOPLITA GRIEGO siglo V a.C.


Dory

Era la típica lanza de los hoplitas clásicos, con una longitud de entre 1,80 y 2,50 metros, superior a las jabalinas pero bastante inferior a las futuras sarissas macedonias y los kontos de caballería. Tenía el asta de madera cilíndrica. La punta solía ser de hierro y de forma lanceolada, de unos diez centímetros. Además, en el otro extremo de la lanza, al pie, solía poseer una contera metálica de unos quince centímetros, o incluso una segunda punta. Esta lanza era la principal arma de acometida del hoplita y un elemento fundamental de la falange.


Hoplon o Aspis

Era el escudo que empleaban los hoplitas, siendo uno de los elementos imprescindibles de la falange. Fueron los dorios quienes extendieron el modelo de escudo redondo por toda Grecia, pero la forma de asirlo era diferente. El aspis hoplita estaba formado por un gran cuenco, casi plano, construido con láminas de madera curvas, extraídas del sauce o el chopo, y encoladas entre sí. El aspis tenía un diámetro de 90-110 cm, y pesaba entre 6 y 8 kg, de modo que los hoplitas lo descansaban en el hombro durante las pausas del combate y, en las marchas, lo colgaban a la espalda con una correa llamada talamón (telamoon). Su modo de agarre era característico y único, lo que permitía el sistema de formación hoplítica en falange.


Casco

El casco (kranos) era de bronce y existían diversos modelos, el más difundido fue el corintio, que estaba dotado de un protector nasal y de dos grandes carrilleras que protegían las mejillas. Entre los cascos corintios, los más característicos del hoplita, también había diversos modelos que evolucionaron a lo largo de los siglos. Los más antiguos poseían unas carrilleras muy cerradas, entre ellos el conocido como “Myros”, muy empleado en el siglo VI a.C., hasta el punto de que incluso podían unirse cubriendo la barbilla del soldado. Éstos cubrían pues todas las partes de la cabeza, excepto las ranuras de los ojos y la de la boca y barbilla. Con ellos, se reducía notablemente la audición del soldado y, sobre todo, la visibilidad, ya que evitaba la visión hacia los lados y hacia arriba si no se giraba el cuello. El hoplita que avanzaba en la falange con éste tipo de yelmos, solo tendría la vista puesta en el frente.


Coraza

Aunque en los siglos precedentes se empleaba una coraza totalmente de bronce (thorax), con una característica forma "acampanada", debido a unos rebordes salientes en la parte inferior, ésta fue siendo sustituida paulatinamente por una especie de coselete de cuero y lino (Linothorax), de influencia asiática, que fue la empleada primordialmente por los hoplitas del período clásico. Estaba realizada con varias capas de lino endurecido y pegadas entre sí, pudiéndo ser reforzada con escamas de bronce o hierro.


Grebas

Las grebas (knèmides) eran utilizadas para proteger las espinillas. Se hacían con bronce de una sola pieza, y podían cubrir o sólo la parte delantera de la pierna, o toda ella, incluida la pantorrilla, desde la rodilla hasta los tobillos. Éstas últimas, las que cubrían toda la pierna, se utilizaron fundamentalmente en los siglos VII y VI a.C., siendo además, las más elaboradas, profusamente decoradas con motivos geométricos o vegetales, realizadas por técnicas de punzado interno o de soldadura de los adornos.


Quitón

El quitón es una prenda de vestir de la Grecia antigua. Es una túnica llevada tanto por los hombres como por las mujeres. En primer lugar fue confeccionado en lana en los períodos más antiguos, siendo fabricado a continuación en lino. Gana entonces en amplitud para llevarse con un cinturón a la cintura.

1 comentario:

CPP dijo...

Que chulas las espadas, estas seguro que no las rompen nuestras falcatas