domingo, junio 01, 2008

HISTORIA Y FABRICACIÓN DE INDUMENTARIAS GRIEGA Y ROMANA


Los tejidos

Los trajes griegos y romanos eran muy sencillos y no tan variados como en la actualidad; se trataba de grandes trozos de tela que se adaptaban al cuerpo con diferentes pasadores y cinturones, tal como salían del telar o la tintorería. Los tejidos más utilizados eran la lana en invierno y el lino en verano, y también una mezcla de lino y de algodón. La lana la hilaban en casa las mujeres, especialmente esclavas, pero también se podía confeccionar en talleres especializados. El uso del lino estaba muy extendido por su textura y finura.

Otros materiales utilizados eran la seda, tejido más caro importado del oriente y las pieles de animales, que en principio eran propias de pastores y labradores, pero que en época imperial romana se convirtieron en objetos de lujo.

Los colores de las telas dependían tanto del uso que se daba a los trajes como del gusto y las posibilidades económicas del usuario: los esclavos y plebeyos empleaban ropas de color terroso y oscuro; los hombres y mujeres libres y acomodados llevaban trajes de colores claros o vivos, con los hilos teñidos en las tintorerías. La mayor parte de los tintes era de origen vegetal, y algunos colores resultaban especialmente caros, como la púrpura, extraída de un gasterópodo llamado “múrice”, importado de la India.


INDUMENTARIA GRIEGA

El Peplo

El peplo era el vestido femenino más extendido y conocido. Había dos tipos de peplo.

-PEPLO DÓRICO, trozo de tela de lana de forma rectangular con un pliegue inicial, apotygma, que queda sobre el pecho y la espalda como una “sobrefalda”. Se sujetaba a los hombros con fíbulas y se ceñía a la cintura por un cinturón, que servía también para ajustar el largo del traje. Podía estar decorado con cenefas y dibujos variados.

Patrón y plieges del peplo dórico


Colocación de las fíbulas y el cordón



-PEPLO JÓNICO, también llamado quitón, era un vestido de lino, más elaborado y propio de
mujeres de clase alta. Consistía en un trozo de tela más largo, pero menos alto que el dórico, ya que no tiene “sobrefalda”. Se sujetaba a los hombros por una serie de fíbulas y con dos cinturones, uno por la cintura y otro por las caderas, que servía para acortar o alargar el vestido a voluntad.
Colocación peplo jónico


El Quitón

La pieza de vestir más popular y cotidiana para hombres y mujeres, hecha con lino o lana. Consiste en un trozo de tela rectangular, que puede ser de una sola pieza o cosido por un lateral, fijado a los hombros por fíbulas y ceñido con un cinturón. Normalmente era corto, pero los altos personajes de la política o de la religión los llevaban largos hasta los pies.




Similar al quitón era el exomis, que iba abrochado a uno de los hombros, dejando el brazo derecho al descubierto y permitiendo así una gran libertad de movimientos.






La Himation

Pieza muy larga de forma semicircular. Su colocación era muy variada, aunque prácticamente siempre dejaba libre el hombro derecho y parte del torso: podía ir colgando desde el hombro izquierdo hasta el tobillo mientras la otra parte rodeaba la espalda y se recogía sobre el mismo hombro, o bien se podía recoger el faldón con el brazo izquierdo que quedaba inmovilizado, también se utilizaba como un velo, cubriendo lo cabeza. Se llevaba solo sobre el cuerpo desnudo o bien sobre el quitón o el peplo, ya que lo llevaban tanto hombres como mujeres.
Patrón y pliege del himation

La Clámide

Se trata de una capa rectangular de lana fina, abrochada con una fíbula alrededor del cuello. Era un manto propio de reyes cuando estaba adornado con ladrados o presentaba colores vivos, pero también una capa de viaje o militar, cuando estaba elaborada de manera más tosca y con colores más apagados.
Patrón de la clámide


Clámide, peplo e himation



INDUMENTARIA ROMANA

SUBLIGAR, SUBUCULA Y FASCIA PECTORALIS

A diferencia de los griegos, los hombres romanos llevaban ropa interior, hecha generalmente de lino: el subligar o subligaculum era como unos calzoncillos utilizado en tiempo antiguos, pero que en época clásica quedó limitado a los obreros. La subucula era una túnica interior con la que los romanos incluso dormían.

Las mujeres también llevaban subligar y subucula, y además, como las mujeres griegas, utilizaban una banda de tela para sujetar los pechos, la fascia pectoralis.

La túnica

Vestido normalmente de lana formado por dos piezas de tela cosidas juntas y ceñido con un cinturón. Los hombres llevaban la túnica hasta las rodillas por la parte frontal y más larga por detrás: las mujeres llevaban la túnica hasta el talón. El ornamento más usual de la túnica era una banda de púrpura, el clavus, que también indicaba la clase social de quien la llevaba, y una túnica muy especial era la palmata que lucían los generales triunfadores en los desfiles. Las túnicas no tuvieron mangas hasta épocas tardías; se dice que el emperador Augusto, muy friolero, usaba varias túnicas, una sobre otra, a fin de evitar el frío.

La toga

Como era el traje oficial romano no podían llevarla ni los extranjeros ni quien había perdido el derecho de ciudadanía. Era una gran pieza de lana de forma y tamaño no definido del todo, aunque se ha llegado a establecer que podría tener forma de elipse y llegaría a medir alrededor de 4,60 metros de anchura por 2,75 de altura.

La parte central de la toga formaba una serie de pliegues que se llamaba sinus por la parte baja de la cintura y nudus o umbus por la parte de arriba. Lo que sí nos han contado los escritores romanos es la dificultad de colocarla y la incomodidad de quien la llevaba; pero se trataba del traje oficial y debía llevarse siempre en público. Reproducimos una descripción de la forma de colocar la toga: “La tela se doblaba en dos partes desiguales en sentido de la longitud; se hacía bajar por delante un borde desde el hombro izquierdo en doble y, después de dar la vuelta por debajo del brazo derecho, lo que quedaba también se tiraba sobre el hombro izquierdo”.

Según el ornamento de la toga se llamaba de diferente manera:

Pura, de un solo color, blanco o crema, característica del ciudadano común.
Pratexta, con una franja de color púrpura de diferente anchura según la dignidad de quien la lleva. Era la toga propia de los magistrados y de los niños y niñas menores de 16 años.
Candida, totalmente blanca, característica de los “candidatos” a las magistraturas.
Pulla, toga marrón, gris o negra, propia del luto.
Picta o palmata, de color púrpura y decorada con oro es la toga que llevaban los generales en los desfiles de triunfo.
Trabea, de diferentes colores con franjas púrpura, la llevaban los augures, sacerdotes encargados de predecir el futuro.

La stola y la palla

La stola era el traje que la mujer romana casada llevaba sobre la subucula; era largo hasta los pies y se ceñía con un cordón por las caderas y con un cinturón bajo los pechos, la zona. Se dice que podía estar decorado con una banda de color púrpura; en época posterior a la clásica fue sustituida por la túnica delmatica, una túnica muy elaborada que también llegaron a utilizar los hombres en lugar de la toga.

La palla era un manto, evolución del himation griego, que las mujeres utilizaban cuando salían en público, habitualmente cubriéndose lo cabeza.


No hay comentarios: